2.11.06

El entierro



Ayer se murió el propietario del único negocio que hay acá en la isla. Cuando nosotros llegamos ya estaba, y nunca le preguntamos el nombre. Me acuerdo la única vez que alguno de nosotros le dirigió la palabra. - Tenés leña? - preguntó El Niño. El tipo negó con la cara.

Era un negocio de sellos y estampitas de colección. A veces yo me iba a tomar sol al lado del puesto. Entre la arena, arbustos cortados, algunos sellos que se volaban con el viento, y el sonido del mar cerca. Pasaban horas y el tipo sentado en su puesto mirando al mar. Cada tanto me miraba a mi y daba vuelta la cabeza de nuevo. Nunca lo vi vender nada.

Ayer fuimos para ahí y estaba el tipo tirado en la arena, sin muestras de dar vida. Lo miramos un rato y no dio ninguna señal de nada. Estaba muerto. Fuimos hasta el puesto de madera, en su escritorio tenía algunos sellos ordenados y otros desordenados, nada fuera de lo común. Dejamos todo como estaba. En algun momento se habló de enterrarlo, pero no llegamos a nada.

Lo cierto es que la isla perdió su único negocio y a su único habitante a parte de nosotros.


4 comentarios:

Shiva dijo...

Soy la hija del propietario. Heredé el negocio, y pensaba trasladarme a la isla a hacerme cargo, pero estoy pensando en derivarles la tarea a uds. Qué me dicen?

z dijo...

hasta donde nosotros sabemos el tipo no tenía hija.

shiva dijo...

No, hasta donde ustedes saben el tipo no tenia leña, de hijas nunca se habló nada.

holga dijo...

hola, soy holga, la verdadera hija del propietario. shiva miente, papá solo me tuvo a mi, además fijate que shiva es nombre de dibujito animado, papá no tenía tele.
la isla no era de papá, no le importaba lo material al pobre tipo.